EL ADOBERO RADIO

17 de diciembre de 2015

EL NIÑO DEL NACIMIENTO. (Cuento de Navidad)

Original del Prof. Leopoldo Salgado Cisneros, adaptado por El Adobero.

El Adobero 
Este es un cuento que hace muchos años nos contaba mi papá en la noche de navidad. Quiero compartirlo con ustedes, ojalá sea de su agrado y llegue a su corazón.


Google images

Había una vez, muy cerca de Querétaro, allá por los años de la leva, en un pueblito provinciano de típicas costumbres y casitas de teja a dos aguas, con sus corrales en los patios donde criaban gallinas, puercos, borregos, gatos, perros, conejos y cuanta fauna doméstica era posible criar para reforzar la dieta de la familia.

 
Google images

En esos tiempos, con solo hacer un agujero de 4 varas de hondo en la tierra emanaba el agua y así se podía hacer un pozo para dotar de agua a la familia y a los animalitos de la casa.

Google images 
Las casas contaban con terrenos grandes donde se tenían los corrales de los animales. Las calles eran caminos de tierra disparejos, solamente con el trazo alineado de las casas del pueblo.

Google images 
Las familias eran muy unidas, sin embargo, con los tiempos de guerras que se vivían en todo México y que nadie sabía por qué eran las luchas ni a favor de quién se peleaba, simplemente llegaban los pelotones de pelones o de rancheros revolucionarios y obligaban a los hombres a unírseles y llevarlos a pelear en otros lugares.

 
Google images

Con el tiempo la familia perdía la pista de su pariente y éstos pocas veces regresaban a su hogar. Muchos miles murieron en total anonimato sin que la familia supiera donde había quedado el padre de la familia.

Había muchas familias donde faltaba el padre, quedaban los abuelos, la madre y los hijos. La madre tomaba el papel de jefe de familia, haciendo el papel de papá y mamá. Una vez más se demostraba que la mujer mexicana es la que ha dado fortaleza a nuestra patria.

Google images

Los pueblos conservaron sus costumbres y la unidad familiar, tomado fuerza de su fe. La religión les daba confianza en un Dios y la Virgen María que los cuidaban a pesar de las desgracias que se sufrían en todas partes.

Google images

En este pueblito había una iglesia chiquita con piso de tierra y un altar forjado de piedras pegadas con lodo y enjarradas con lodo y cenizas de los fogones dando una apariencia de blancura, como lo era la gran mayoría de las casas del pueblo.

En esta iglesia solamente se tenía la presencia del cura los domingos, entre semana el anciano más viejo del pueblo organizaba los servicios y las oraciones y el rosario vespertino lo dirigía una de las abuelitas.

Google images

Terminando el rosario, se juntaban los vecinos del pueblo a platicar y chismear mientras jugueteaban y gritaban los escuincles.

Las costumbres y tradiciones se conservaban y se iban festejando de acuerdo al paso de las temporadas del año.

En la cuaresma los viacrucis, en mayo el rosario con la ofrenda de flores de las niñas y niños con sus vestidos blancos llevando sus ramos de flores del campo hasta los pies de la virgen.

En el tiempo de aguas, las plegarias por el buen temporal para que Dios bendijera las tierras con la lluvia y se tuvieran buenas cosechas.

Google images
El 15 de Agosto, se acostumbraba tener un paseo a caballo a una ranchería cercana par festejar la asunción de la Virgen María.

En septiembre las fiestas de la independencia, con el grito en la explanada frente a la iglesia, con las mujeres luciendo con sus mejores galas, con sus vestidos ampones y sus listones de múltiples colores entrelazados con sus trenzas. Caminando como verdaderas diosas.

En el mes de octubre el mes del rosario, con el rezo completo todas las tardes en la iglesia del pueblo.

Google images
Las fiestas de los difuntos en noviembre, con la preparación de todas las viandas y adornos para festejar a los muertos y disfrutar a los vivos.

Google images
El mes de diciembre, el mes más esperado por el pueblo, la temporada de la navidad, cuando se olvidaban las tristezas y las desgracias y se disponía en cuerpo y alma a gozar de la venida del niño Dios.

En medio del trajín de la guerra fratricida y de todas las costumbres tradicionales, estaba la familia de Chuchillo, hijo único de María la que se había quedado sola porque a José su esposo se lo había llevado la leva hacía ya dos años.

Google images


María era la mujer más alegre del pueblo, siempre dispuesta a ayudar a los demás, colaboraba en todas las festividades de la iglesia, preparando ricos tamales para las fiestas a beneficio de la iglesia. Por las mañanas enseñaba a los niños a leer y escribir a la sombra de un mezquite frondoso que estaba en la explanada frente a la iglesia.

Google images
En el tiempo de la siembra había regresado su compadre Chago y les dijo que José había caído en la batalla de la ciudad vecina de Celaya en el pasado mes de abril. Ésto causó una gran tristeza en la familia y en general en todo el pueblo.

María cayó en una gran melancolía enfermando de soledad y amargura. Esa tristeza la fue consumiendo poco a poco perdiendo la alegría que la caracterizaba y de la que tenía fama en todo el pueblo.

María se fue acabando… hasta que en el mes de agosto se quedó dormida y ya no despertó – Se fue al cielo le decían a Chuchillo.

Chuchillo se quedó solo, huérfano de la noche a la mañana. Sin padre ni madre. Las ancianas del pueblo se turnaban para cuidarlo y alimentarlo en sus casas, una semana cada una.

Chuchillo no salía de su tristeza al quedarse solo. Se le acabó su infancia y su alegría. Caminaba callado y cabizbajo. No escuchaba las invitaciones de sus amigos para jugar. Comía poco…

Google images

Llegó la temporada de navidad y todo el pueblo se preparaba para la noche más feliz del año. Se adornaban los árboles de los patios de las casas con faroles de papel que se alumbraban con una velita en su interior, aún no existía la costumbre del árbol de navidad y mucho menos la del gordo Santa Claus.

Google images

Se celebraron las posadas, nueve días de fiesta para los niños, a comer muchas colaciones y cacahuates. Romper piñatas y cantar villancicos.

Carmelo, el sacristán de la iglesia, se esforzaba preparando los santos y adornos para hacer el nacimiento. Lo tenía que tener preparado tres días antes de la nochebuena.

Limpió el misterio: La Virgen, San José y el Niño… los engalanó con sus trajes de fiesta listos para subirlos al nacimiento.

Algo extraordinario ocurrió, Chuchillo se ofreció con entusiasmo a ayudar a Carmelo con el nacimiento. Carmelo lo regañaba y de decía que no fuera a romper algo porque entonces tendría que arreglárselas con él.

El Adobero

A regañadientes el gruñón sacristán le encargó que fuera a recoger paja al campo para el portal del nacimiento. Antes que canta un gallo Chuchillo le llenó de paja la sacristía.

-Ahora consigue una carga de leña para simular un fogón que caliente al niño Dios- le dijo. Chuchillo salió corriendo al monte y por la tarde le llevó la carga de leña.

Y así, cumplía con todos los mandados que Carmelo le encargaba.

En todas las casas se preparaban ricas viandas para la cena de nochebuena, que se celebraría en las primeras horas del 25 de diciembre, después de la misa de gallo de la navidad.


Google images

Viandas muy sencillas pero preparadas con las manos de todas las mamás del pueblo. Tamales, arroz, mole, tacos fritos de papa, frijoles y carne, atole de putzcua de maíz tierno, uchepos, corundas, queso y hartas tortillas…

Los viejos armándose con unas cuantas garrafas de aguardiente de caña que les vendía el maestro Chayo que dirigía la banda de música del pueblo.

El cura, el padre León, llegó al pueblo la tarde del 24, listo para la misa de gallo y obviamente para la cena que era algo donde él hacía valer su autoridad. Tenía el privilegio de probar lo mejor de todas las viandas del pueblo con el acompañamiento obligado de su jarro o sus jarros de ponche con aguardiente.

Al llegar al pueblo, lo primero que el cura fue a revisar fue el nacimiento del templo.

Google images

Ya estaba la composición completa, San José la santísima Virgen María, el burro, la vaca, el pesebre, la estrella sobre el portal. Los pastores y los Santos Reyes eran caracterizados por algunos vecinos y vecinas del pueblo… el niño Dios en la sacristía.

Observó la cantidad de paja y leña y le preguntó al sacristán- ¿A poco tu trajiste todo esto Carmelo? – No señor cura, me ayudó todo el tiempo Chuchillo el huérfano- Ah caray, ¿ya salió de su tristeza?- pues no sabemos, pero anda muy activo ayudando en esta navidad- A ver, ¡tráelo para saludarlo!

Salió Carmelo corriendo y trajo rápidamente a Chuchillo. El padre  León le dijo- Chuchillo, como te has esforzado tanto en este nacimiento, esta noche la virgen María te concederá todo lo que le pidas en la misa de navidad. No se te olvide, solo pídeselo con mucha devoción.

Chuchillo sonrió y salió alegremente a jugar con los demás niños que, admirados por su energía, correteaban con él.

Google images
Llegó la hora de la misa, todos los pobladores del pueblo fueron llegando puntuales ataviados elegantemente con sus calzones de manta y su gabán los hombres, y sus enaguas de colores y rebosos las mujeres.

Inició la misa y el padre León en el sermón les insistió a todos los feligreses que lo que se le pidiera con devoción en esa noche a la virgen María, ella se los concedería.

Chuchillo sonreía y cantaba los villancicos con mucha alegría y buen tono. Para sus adentros él ya tenía lo que le pediría a la virgen María.

Se acercó Carmelo y le preguntó- ¿Ya le pediste a la virgen María tu deseo? – Él respondió – Ya – y ¿qué le pediste? – Que me lleve con mi mamá… Ah que Chuchillo, ¡qué cosas pides, mejor un juguete!...

Google images

Llegó la adoración al niño Dios y Chuchillo fue el primero que se formó en la larga fila… En lo que terminaban se quedó dormido en la banca que estaba frente al nacimiento.

Nadie se dio cuenta que Chuchillo seguía dormido y cerraron la iglesia para irse a disfrutar de la magnífica cena que compartían con todos los parroquianos.

Alrededor del mediodía del siguiente día, Carmelo el sacristán, con un gran dolor de cabeza por la cruda, llegó a abrir la Iglesia para preparar la misa de función del día festivo. Observó que Chuchillo estaba dormido a los pies de la virgen María. Le llamó fuerte y no respondía. Subió al nacimiento y lo sacudió. Entonces se dio cuenta que Chuchillo había partido como le pidió a la Virgen, a estar para siempre con su mamá.

Google images

Hasta la navidad de nuestros días, en ese pueblo siguen poniendo en el nacimiento a un pequeño pastor a los pies de la Virgen María en recuerdo de Chuchillo el huérfano que voló en nochebuena a estar para siempre con su mamá.

FIN




"PENSAMIENTO POSITIVO"

1 comentario:

  1. ¡Qué bonita historia!
    Gracias por compartirla, me imaginé a mi abuelito Polo contándomela y fue realmente especial pensar que entre todo este trajín de mi vida, cerrando los ojos puedo ver a Ramoncita y a Polo indicándonos el camino de lo realmente importante.

    ResponderEliminar

COMPARTE CONMIGO TUS COMENTARIOS...