EL ADOBERO RADIO

22 de julio de 2016

LA FUNDACIÓN DE SANTIAGO DE QUERÉTARO. ¿Realidad o Leyenda?


Este 25 de julio de 2016 conmemoramos el 485 aniversario de la fundación de la ciudad de Santiago de Querétaro. Esto me ha motivado a desarrollar para ustedes el presente artículo a cerca de este hecho tan importante y tan lleno de leyendas y fantasías que han empañado los hechos realmente acontecidos.

 
El Adobero


Creo necesario participar con ustedes de una inquietud que me nació cuando inicié esta aventura llamada El Adobero:

A estas alturas de la vida, me siento muy agradecido con Dios y con la vida por haberme permitido llegar a Querétaro, estudiar, hacer mi familia, crecer como persona y como profesionista.

Plano de Querétaro en 1970 
Llegué a esta ciudad, cuando era realmente muy pequeña, la décima parte de la zona urbana actual, en el año de 1971. Su zona urbana densamente poblada, se encontraba entre las calles Av. Universidad al norte y parte de la otra banda, Carretera Panamericana al Sur (actual Av. Constituyentes), la Av. Ejército Republicano al oriente y la Av. Tecnológico al poniente. Existían, tanto el Libramiento a San Luis Potosí (actual Bulevar Bernardo Quintana) y la carretera a San Luis Potosí (actual Av. 5 de febrero) como elementos detonadores del futro desarrollo de la ciudad.

Una ciudad muy pequeña, con costumbres muy arraigadas en la gente de bien, con una universidad pequeña, un instituto tecnológico en ciernes, en fin una ciudad provinciana.

Esta ciudad creció al mismo tiempo que yo. Llegué siendo un adolecente de 16 años, y fuimos creciendo juntos y muy de la mano.

Google images
Nunca en mi vida tuve el tiempo necesario para estudiar cómo fue que nació esta ahora gran ciudad, llamada Santiago de Querétaro; solamente conocía la leyenda del dominio popular de la fundación que yo siempre creí que había sido en el barrio de la Cruz y que el indio de piedra que da la bienvenida a los visitantes Conín era realmente la imagen del fundador de la ciudad; hasta ahora en que la curiosidad y el deseo de conocer la historia de esta ciudad a la que amo con toda mi vida (literal y realmente dicho), me han motivado y quiero compartir con ustedes esta cara de la historia de Santiago de Querétaro.


QUERÉTARO, ANTES DE LA FUNDACIÓN:

En este principio el siglo XXI, es importante exponer varias realidades y dar la justa dimensión a la colonización española de estas tierras.

El Adobero
Primeramente, y en el tiempo anterior a la llegada de los colonizadores, estas no eran unas tierras despobladas, ni se encontraban dispuestas a la libre ocupación y posesión de quien llegara a hacerlas suyas, por la buena o por la mala, y mucho menos “para la gracia de dios”.

Además los pobladores, no eran animales ni “naturales” salvajes, sin esencia humana que los calificara como hombres. Tenían su cultura, sus creencias, sus ciudades, pueblos, aldeas y caseríos.

Sus pobladores no eran un pueblo homogéneo y unido, sino que eran un conglomerado de pueblos, cada uno con sus costumbres, religión, formas de convivencia y sistemas de gobierno. No existía el concepto de una gran nación.

 
Carlos Arvizu
En la geografía de antes de los españoles, el sitio donde posteriormente se ubicó Querétaro estaba en los límites entre Mesoamérica y en la frontera sur de la Gran Chichimeca.

Carlos Arvizu 
Esta zona se encuentra entre dos asentamientos indígenas existentes en la zona, el primero se ubica en la zona de La Cañada y el segundo en la zona de El Pueblito, donde se ubica el centro ceremonial actualmente conocido como El Cerrito.

Encontramos que en la comarca de Querétaro había mexicanos, tarascos y otomís; pero todos ellos hablaban con temor de los salvajes chichimecos que asolaban la región y vivían en estado nomádíco y salvaje. Estos misteriosos chichimecos, que han sido identificados como aquellos de los pames que conservaban mejor la vida nomádica y asimismo con los guamares y cuachiles, no viven en poblaciones y por ello, no pueden tomarse en cuenta como antecesores de la fundación de ningún pueblo y menos del de Querétaro.

 
Heraldo de Navidad 1948
En el documento más antiguo que da noticias precisas de la fundación de Querétaro, el códice Mendocino, se dice que en el año de 1442, durante el señorío de  Moctezuma hijo de Huichilihuith, señor que fue de México, conquistó y ganó por la fuerza de armas treinta y tres pueblos

Entre esos pueblos estaba Xilotepec, Hueychapan y Tlachco (nombre con el que se conocía a Querétaro), al que redujo a la devoción mexicana, fortaleciéndolo como frontera y término de su imperio contra los insultos de los michoacanos y chichimecas…

El Rey de Michoacán estableció allí un puesto fortificado, que sirviera de frontera contra el Imperio Mexicano y de puesto avanzado contra las incursiones de las tribus bárbaras de los chichimecas. Hay pocos datos sobre la vida y actividades dé los tarascos en Querétaro.

 
Google images
Sin embargo, la tradición refiere que cuando Moctezuma II quiso vengarse de la derrota que le infirieron los tarascos, preparó otra expedición que rápidamente se dirigió hacia el norte, logrando sorprender las tropas de los purépechas, que guarnecían a Querétaro, cuya plaza cayó en su poder. Los tarascos no tardaron en presentarse con su ejército, trabando reñido combate con los mexicanos el que se prolongó por muchas horas, siendo tan grande el número de flechas que oscurecieron el campo de batalla

Se dice que el festejo de esta victoria, se realizó con sacrificios humanos hechos a los derrotados.

Esta población sometida por Moctezuma pertenecía a la provincia de Xilotepec y por lo tanto sus habitantes forzosamente debieron ser otomís.

Por lo anterior podemos decir que los fundadores más remotos de Querétaro fueron otomís.

 
Google images
Los acolhuas, huestes de Moctezuma, a la derrota de Tenochtitlán por Hernán Cortés, abandonaron Tlachco y dejaron a los otomís a merced de los chichimecas, los que arrasaron su población hasta sus cimientos, es por ello que no se han encontrado vestigios de estos primeros asentamientos.

En una narración denominada “Descripción de Querétaro” en el año de 1582, cincuenta y un años después de la fundación oficial de la ciudad, por el escribano público Francisco Ramos de Cárdenas, se dice que un indio otomí, nativo del pueblo de Nopala, de la provincia de Xilotepec, llamado Conin, que significa “ruido”, era un mercader que antes de fundar Querétaro, traía sus mercaderías a tierras de los indios chichimecos, los cuales no reconocían vasallaje a nadie y vivían como tribus nómadas.

 
Google images
En una descripción genealógica de Don Fernando de Tapia (Conin) y de Don Nicolás de Luis Montañez, conquistadores de Querétaro, se dice que Fernando de Tapia fue hijo de Don Antonio Cortés y Doña Francisca Villaseñor, padres también de “La Malinche”, por lo tanto es de suponer que Fernando de Tapia y La Malinche eran hermanos.

Conín se asentó varios años en unas cuevas que están en La Cañada, junto con sus familiares y parientes y un buen número de otomís que huyeron cuando la conquista de los españoles a refugiarse en ese lugar.

En este lugar construyeron un cercado de paredes bajas donde jugaban a la pelota, que en otomí se llamaba “maxei”, y al lugar le llamaron “Andamaxei” que significa “el mayor juego de pelota”.

 
Google images
A ese primitivo poblado también se le llamó “Andamaxei” porque en La Cañada, el lugar a donde llegó primeramente Conin, se encuentran zonas con grandes peñas que simulan un gran juego de pelota.

Por  todo lo anterior, debe considerarse que la colonización hecha por el indio Conín no fue la primera colonización otomí que hubo en Querétaro, pues no puede prescindirse de la preexistencia del poblado otomí que se ha descrito.


LA COLONIZACIÓN Y FUNDACIÓN DE QUERÉTARO

Al derrumbarse los mexicanos y los tarascos, solamente quedó en pie el asentamiento donde Conín llevaba varios años con sus otomís en La Cañada, cultivando buenas relaciones con los nativos chichimecas a los cuales les pagaba cierto tributo en maíz, frijoles y chile.

Por el año de 1529 vino a La Cañada el encomendero de Acámbaro, Don Hernán Pérez de Bocanegra y Córdoba y trajo consigo algunos indios de ese pueblo, los cuales, al ser de origen tarasco, pusieron el nombre de “Querenda”, que significa peña, al lugar donde residía Conín

Con la aparición de este poderosísimo encomendero y gran terrateniente y su alianza pacífica con el indio Conín se marca la primera etapa de la colonización española en Querétaro.

Conín reconoció como su señor a Don Hernán Pérez de Bocanegra y se le sometió de manera pacífica, junto con todos los otomís que estaban con él.

Heraldo de Navidad 1948 
El encomendero Bocanegra buscó religiosos franciscanos que predicaran el evangelio y convirtieran al cristianismo a los indígenas.

 
Heraldo de Navidad 1948

El fraile empezó a bautizar y puso por nombre Don Hernando a Conin, Hernando por Hernán Pérez de Bocanegra, y por sobrenombre “de Tapia” en honor a Andrés de Tapia, uno de los capitanes de Don Hernando Cortés.

Heraldo de Navidad 1948

De estos religiosos sobresale Fray Jacobo Daciano, de quien se dice fue quien bautizó a Conin. Aunque otros cronistas dicen que fue Fray Juan de San Miguel.

Google images
Hay un personaje que también fue muy importante en la pacificación y fundación del pueblo de Querétaro, Don Juan Sanchez de Alanís, el cual por instrucciones de Hernán Pérez Bocanegra  Se quedó en La Cañada con Fernando de Tapia para preparar la conquista y pacificación del territorio de los chichimecas.

Se dice que la razón de la fundación de un nuevo pueblo fue que debido a la fertilidad de la tierra de “Andamaxei”, muchos otomís se vieron atraídos hacia estas tierras, por lo que Juan Sánchez de Alanís y Fernando de Tapia acordaron fundar un nuevo pueblo en las fértiles tierras del valle que se extendía más delante de La Cañada, lugar que se encontraba infestado de chichimecas bárbaros.

Con la autorización de la Real Audiencia de México, a Don Fernando de Tapia, le fue otorgado el título de Capitán General de chichimecas. T con la recluta de caciques que se ofrecieron de voluntarios a acompañarlo de Xilotepec y Tula, así como muchos amigos y parientes suyos para salir a conquistar, no solo a los de su nación sino también a los chichimecos salvajes, armados de arco y flecha, y sus capitanes de espadas y armas de fuego, se pusieron en orden y proveídos de bastimentos, comenzaron su jornada.

Plano de San Juan del Río 1592


Hicieron un alto donde ahora está el pueblo de San Juan del Río, y ahí, valiéndose de los religiosos de Xilotepec, y de las amistosas persuasiones de los caiques que venían en esa expedición, sometieron sin combatir a los otomís que habitaban en las orillas del río.

Este pueblo quedó definitivamente fundado el día de San Juan Bautista, el 24 de junio de 1531, llamándose desde entonces San Juan del Río, por el dicho río que baña las orillas del sitio

 
Google images
Uno de los principales caciques que acompañaba en su empresa a don Fernando de Tapia era don Nicolás de San Luis Montañez, indio otomí y señor de Tula, quien aportó un numeroso contingente de tropas de su nación y que disputó el principal mérito en la conquista y pacificación de los chichimecas a don Fernando de Tapia.

No debemos olvidar que la verdadera cabeza y alma de toda la colonización en la comarca fue el Encomendero Hernán Pérez de Bocanegra, quien usando de su talento político, se sirvió de los caciques indígenas para llevar a cabo una gran empresa, de conquista a favor de España, grandes extensiones de tierras, para la cual seguramente no contaba con elementos suficientes.

En el año de 1529 se funda Huimilpan, y en 1531, Apaseo, Acámbaro, San Bartolo, Aguas Calientes y otras poblaciones cercanas, situadas en Guanajuato, Michoacán e Hidalgo, todas ellas sujetas a la jurisdicción de Xilotepec.

Los conquistadores permanecieron en San Juan del Río un mes arreglando lo relativo a gobierno y policía, repartiendo solares y ejidos y derechos de agua y varias cosas relativas a esa conquista.

El 23 de julio salieron con rumbo al poniente y pasaron la noche en Cerrito Colorado, muy cerca de la actual Hacienda de El Colorado.

Desde ahí salieron unos emisarios de Fernando de Tapia a conferenciar con el cacique principal de las tribus chichimecas, Don Juan Criado, los cuales regresaron con los delegados del cacique, siendo recibidos por Don Fernando de Tapia quien los agasajó con un suculento banquete.

Como ya estaba concertada con anterioridad la conquista pacífica de la región por don Fernando de Tapia y Juan Sánchez de Alanís, cuando convivían con los chichimecas de La Cañada, solamente se trató de darle cierta forma para que la sumisión a España y su pacificación no apareciese efectuada sin lucha y victoria.

Para ello debió simularse un cómbate cuerpo a cuerpo en el que no se usarían las armas; sino solamente a brazo partido. Propuesta que se aceptó de ambas partes.

Se preparó el número de luchadores y el día 25 de julio de 1531, se enfrenaron cristianos y gentiles en la loma conocida con el nombre de Sangremal, (que es en la que está asentado el convento de la Santa Cruz) y puestos en fila en número igual de combatientes, se trabó de una y otra parte reñida lucha en la que llegaron a herirse a puño cerrado.

Las voces, las cajas y los clarines resonaban entre tanto. Los que estaban a la vista disparaban descargas cerradas al aire de sus armas de fuego y los indios lanzaban sus flechas a lo alto enardecidos con la vista del combate. Y con la polvareda que levantaban los pies, con el humo de la pólvora y con un eclipse que parece hubo en ese tiempo, se oscureció el día causando congoja y pavor en el ánimo de todos

Dice la leyenda:

Carlos Arvizu 
“En medio de esta oscuridad, observaron de repente, tanto cristianos como gentiles, una claridad tan viva, que les llamó fuertemente la atención aún a los mismos combatientes y vieron en el centro, suspensa en el aire, una cruz refulgente, de color entre blanco y rojo, como de cuatro varas de largo, y a su lado el batallador Patrono de España el Apóstol Santiago, jinete en su blanco corcel, que ya en muchas otras ocasiones se había aparecido en las batallas de los españoles contra los gentiles, decidiendo todas ellas a favor de los cristianos.

Con este prodigio terminó la enconada lucha entre cristianos y chichimecas y los caudillos del ejército conquistador tomaron posesión de Querétaro en nombre del Rey de España; los chichimecos sometidos se pacificaron y admitieron desde luego la luz del Evangelio que les propusieron los misioneros y pidieron en señal de la paz que se les había propuesto, se les colocara una cruz en la cumbre de la loma del Sangremal que era donde se había dado la batalla y aparecido la Santa Cruz y el Apóstol Santiago”

Al día siguiente Don Fernando de Tapia mandó hacer una enramada en la Loma del Sangremal  para celebrar ahí la primera misa por Fray Alonso Rangel, bautizando en la mima ceremonia a una multitud de “bárbaros” que habían sido preparados con anterioridad por Don Fernando y Sánchez de Alanís.

 
Heraldo de Navidad 1948
En el altar se había colocado una enorme cruz de madera que se labró de un pino traído del cerro del Cimatario, pero esta cruz no fue del agrado de los chichimecas y en por la noche la quitaron y escondieron.

Google images
No quedaron satisfechos hasta que se les hizo de unas grandes piedras de cantera, de tres piezas y de forma ochavada, que es la que hasta la fecha recibe la veneración de todos los queretanos en el Convento de la Santa Cruz.

 
Plano de Querétaro 1620
En Querétaro, como en todos los lugares conquistados, lo primero que hicieron fue señalar a españoles e indios sus terrenos y ejidos; a cuyo fin, de acuerdo con el mandato de la Real Audiencia, por voz de un pregonero convocó a todos los nuevos pobladores; a efecto de señalarles terrenos y solares para sus casas y sembrados, a partir de lo que posteriormente fue la Plaza de San Francisco.

Después de arreglar convenientemente lo relativo a culto, gobierno y policía del nuevo pueblo, salió el ejército conquistador a la pacificación de la tierra adentro al mando de los dos caciques Tapia y Montañez, realizando numerosas fundaciones y colonizaciones.

A su regreso don Fernando de Tapia dio cuenta a la Real Audiencia de los triunfos obtenidos sobre los chichimecas y de los pueblos nuevamente fundados, concediéndosele en recompensa de sus servicios el título de Gobernador del pueblo de Querétaro y otorgáronle grandes mercedes de tierras, vasallos para su servicio como pacificador, conquistador y dominador de esta comarca.

Fernando de Tapia fue gobernador del pueblo de Querétaro (con alguna interrupción), hasta el año de su muerte en el año de 1572, siguiéndole en el cargo, su hijo don Diego de Tapia

Como justificación a la conquista y pacificación, Don Juan Sánchez de Alanís en la Relación de Méritos de Don Fernando de Tapia dice que:

“…vio a donde está fundado y asentado el dicho pueblo de Querétaro, despoblado sin ninguna población perdido todo y hecho montaña y barrancos en el dicho tiempo…”

- (Nada más falso que ello) -

¿HISTORIA O LEYENDAS?

La historia de la fundación de Querétaro se ha ido conjuntando poco a poco y a través de los siglos.

Hay pocos testimonios fidedignos que nos permitan conocer la realidad de una historia.

La realidad es que esta historia se desarrolló en medio de un proceso de invasión conquista para nada pacífica. Por el contrario, todo el proceso de colonización fue a través del terror y el derramamiento de sangre de los conquistados.

La imagen que conocemos del indio Conin, la del monumento de piedra que da la bienvenida a nuestra ciudad a todos los visitantes del sur, es por demás falsa y contradictoria a la realidad.

Algunas aclaraciones a cerca del “notable fundador” y de la fundación de nuestra ciudad:

·        Conni como realmente se llamaba en otomí, primero no era nativo de Querétaro, era originario del estado de Hidalgo, aunque algún cornista insinúa que pudo ser tlaxcalteca, hermano de La Malinche. Como los primeros nativos que se unieron a los invasores, para sobrevivir y para vengarse del imperio de los mexicas.

·        Fue un colaborador importante de los invasores para la colonización de las tierras otomís y chichimecas.

·        Su imagen, cuando llegó a La Cañada, para nada era la de un indio con penacho y taparrabos, sino que ya era un indio españolizado, reconocido por las huestes españolas.

·        Fue un elemento muy hábil en la política y en la negociación con los nativos de estas tierras.

·        La leyenda de la aparición del apóstol Santiago en el cielo en la batalla del Sangremal, es solamente eso, una leyenda.

·        Como resultado de la valiosa gestión de Conni y participación en la conquista de este y varios territorios, el virrey lo nombró gobernador de Querétaro y le dio poderes para apropiarse de las mejores tierras y bienes de este lugar.

·        Por lo anterior fue uno de los más grandes terratenientes que ha tenido Querétaro y su poder se heredó a sus descendientes.

·        Sus posesiones incluyeron las ricas tierras de Jurica que tenían manantiales de agua, con las que regaban. Por eso se le llamó “lugar de salud”

·        A los nativos los confinó en el Barrio de la Cruz a los que podían desempeñar alguna labor en las casonas de los españoles y a los que solamente servían para las labores de criados o peones del campo en el Barrio de San Francisquito. Hubo desplazamiento de los indios chichimecas hacia Carrillo y Santa María Magdalena y otros peones hacia Jurica.

·        Los frailes fueron elementos muy importantes en la labor de conquista de conciencias y para facilitar el proceso de colonización, como se hizo en todas las conquistas de la edad media.

·        El objetivo de la fundación de Santiago de Querétaro fue la apropiación de un valle muy rico en tierras fértiles. Y que con el paso de los siglos se convirtió en un punto de encuentro de los principales caminos y rutas de la Nueva España.

¡A pesar de Conni y de los conquistadores, es justo celebrar la fundación de lo que ahora es una gran ciudad, Santiago de Querétaro!



¡Hasta el próximo adobe!



"PENSAMIENTO POSITIVO"

1 comentario:

  1. Muy ilustrativo, saber de la fundación de Querétaro, pueblo que acoge a muchos Méxicanos.

    ResponderEliminar

COMPARTE CONMIGO TUS COMENTARIOS...